sumario
cine
contacta
 


Campeones: El valor de lo diferente
Laura Brasstein Martín
16/04/2018



CampeonesFICHA TÉCNICA DE 'CAMPEONES'

+ Dirección: Javier Fesser
+ Guión:
David Marqués y Javier Fesser
+ País: España
+ Año: 2018
+ Duración
: 100 min.
Interpretación: Javier Gutierrez (Marcos), Athenea Mata (Sonia), Juan Margallo (Julio), Luisa Gavassa (Amparo), Daniel Freire (Carrascosa), Laura Barba (juza Victoria), Itziar Castro, Jesús Vidal, Sergio Olmo, Julio Fernández, Jesús Lago, José de Luna, Fran Fuentes, Gloria Ramos, Alberto Nieto Fernández, Roberto Chinchilla y Stefan López.
Productores: Javier Fesser y Álvaro Longoria
+ Fotografía: Chechu Graf
+ Música: Rafael Arnau
+ Montaje: Javier Fesser
+ Producción: Morena Films / Movistar+ / Películas Pendleton

Marco es el segundo entrenador de un equipo de baloncesto de la primera división española, que tiene demasiados problemas personales y profesionales, que están terminando con toda su motivación ante la vida. Todo se desborda durante un partido de Liga, en el que termina peleándose con otro entrenador. Pierde su trabajo y sufre un accidente de tráfico estando borracho, y la multa será ejemplar. Se convertirá en entrenador de un equipo de baloncesto de personas con discapacidad intelectual. Aunque no le gusta nada esta situación, pronto descubrirá que tiene mucho que aprender de este grupo…


El quinto largometraje de Javier Fesser, ha contado con un presupuesto de 4,5 millones de euros. Una comedia protagonizada por discapacitados intelectuales en la que el respeto hacia ellos y la reivindicación de sus derechos cohabitaran armónicamente con la composición de situaciones abiertamente cómicas, sin recurrir a chistes fáciles, aunque hay situaciones de superación que resultan un poco forzadas. Es probablemente, una película con más valor social que cinematográfico, pero no por ello deja de ser un film interesante y necesario de visionar.

  

La estructura planteada por Fesser junto a David Marqués, no se aleja demasiado de lo que uno espera de un film de estas características. Un protagonista desagradable cínico y egoísta de entrada, que va cambiando progresivamente gracias al optimismo y las ganas de vivir de los chicos a los que entrena.

La parte cómica es más potente de entrada para luego ir perdiendo algo de presencia en beneficio de un cruce entre ternura y lección vital.

Es una película llena de humanidad de la buena, contagia buenas vibraciones. También posee una capacidad increíble de emocionar y lo consigue gracias a la verdad de sus personajes principales, de su honestidad y de sus historias de superación sobre cómo se enfrentan a la vida.

Un gran acierto de este largometraje es haber contado con personajes reales, es decir no ha buscado artificios cinematográficos, los actores son personas con discapacidad real. Él mismo ha comentado que tuvo claro desde el primer casting que la verdad y la emoción de estas personas era “imposible de imitar”.

  

Es por ello que Campeones se aleja del enfoque compasivo, es una comedia de ficción con la que "ríes y lloras", en la que sus diez protagonistas, actores con discapacidad intelectual y sin ninguna experiencia, interpretan a un equipo de baloncesto dirigido por un entrenador profesional con poca empatía y muchos prejuicios, al que da vida Javier Gutiérrez.

Es una película positiva sobre el cambio que se opera en un hombre autosuficiente cuando descubre el verdadero valor de la vida. Ofrece una mirada divertida, humana, ácida y audaz de ese mundo en el que las limitaciones mentales y físicas suponen un aprendizaje, un sobresfuerzo y una relación con el entorno especial.

En palabras de Javier Fesser, "Campeones aborda el fascinante mundo de las personas con discapacidad intelectual con la misma sinceridad y naturalidad con la que ellos afrontan sus vidas. Su falta generalizada de prejuicios sobre cualquier asunto y su envidiable afición por decir las cosas tal y como las piensan permiten a sus protagonistas transitar por una aventura irremediablemente divertida y humanamente deliciosa” .

 

"Por encima de todo no he trabajado con una idea preestablecida ni he hecho caso de las etiquetas. No he tenido más precaución que la que merece cualquier persona por separado, de manera individual", sostiene Fesser, que reconoce que el prejuicio más grande que tenía antes del rodaje era el "convencimiento de que todos somos iguales" y ahora sabe que "las personas son maravillosamente diferentes".