sumario
cómic
contacta
 


Breve historia del cómic.(II) De Tarzán a la II Guerra Mundial
Marc Montijano Cañellas
26/06/2006


Buck RogersEl periodo que se abre en 1929 y se cierra con el comienzo de la II Guerra Mundial constituye una edad de oro para el nuevo medio de expresión, debido en parte a la considerable ampliación temática producida con la introducción de la mitología aventurera, lo que conllevó una notable ampliación de la esfera de sus lectores. Una nueva generación de dibujantes, consiguieron rebasar el estilo bufo y el grafismo caricaturesco en el que habían permanecido constreñidos los cómics durante sus primeros años de vida.

En enero de 1929, Alan Harold Foster inició la publicación dominical de las aventuras de Tarzán[1], el famoso hombre mono ideado por Edgar Rice Burroughs en 1914. En la misma fecha en que apareció Tarzán, lo hizo también el futurista Buck Rogers [2] , dibujado por Dick Calkins, que junto a su inseparable compañera Wilma Deering abrieron el sendero de la ciencia-ficción en los cómics. En octubre de 1931, cuando la ola de criminalidad engendrada por la prohibición y el gangsterismo nacido a sus expensas batía marcas sangrientas en la nación, apareció el detective Dick Tracy [3], obra de Chester Gould. De este modo se implantaron en los cómics estadounidenses los tres géneros mayores de la épica aventurera: la aventura exótica, la ciencia-ficción y la aventura policial y de intriga.

Alex Raymond en enero de 1934, bajo encargo de King Features Syndicates, lanzó al mercado Jungle JimFlash Gordon [4] destinado a competir con Buck Rogers, a Jungle Jim, cuyas aventuras selváticas era una replica de Tarzán, y a Secret Agent X-9 [5], para cubrir el campo de aventuras de intriga,  cuyo guión era del novelista Dashiell Hammett.Así se consolido el género de aventuras en los cómics, precisamente en la década en que la nación padecía los estragos de la Depresión y el público aparecía especialmente receptivo a las evasiones imaginarias y estimulantes proporcionadas por este tipo de narrativa heroica y compensadora de las agobiantes frustraciones cotidianas.

El cómic derivaría hacia posiciones netamente racistas y de agresividad política, exasperadas durante la II Guerra Mundial. Los ejemplos de manipulación política de los cómics son numerosisimos. El Japón militarista los utilizó ya antes de la II Guerra Mundial para exponer sus ambiciones expansionistas: así, en las aventuras de Dankichi, de Keizo Shimada, un niño japonés naufraga con su mascota en una isla al sur del Pacifico, en la que más tarde era coronado rey por los nativos, quienes así reconocían la hegemonía política nipona.

Brick BradfordEn 1936, aparece la obra del guionista Lee Falk y el dibujante Ray Moore, Phantom[6] (El Hombre enmascarado), que se podría incluir en el apartado de aventuras exóticas.

En el terreno de la ciencia-ficción destacó Brick Bradford (1933), un precursor de Flash Gordon, guionizado por William Ritt y dibujado por Clarence Gray.

En Otros ambientes más cotidianos, el clima moral de la Depresión contribuyó a la creación de otras series en las que, de un modo directo o indirecto, se hacía referencia a la difícil situación. Ejemplo típico de esta tendencia social fue la popularisima tira protagonizada por Li´l Abner[7] , un joven campesino, pobre casi analfabeto, creado por Al Capp en 1935.

Apple MaryDocumento de la época fue asimismo Apple Mary (1932), de Martha Orr, sufrida mujer de edad madura y víctima de la crisis económica, que la empujó a vender manzanas por las calles, de donde derivó su nombre (Apple: manzana). Tampoco estuvo ausente en aquellos años el mensaje sociopolítico de las creaciones de Walt Disney, y particularmente en las andanzas del ratón Mickey, primer muñeco que saltó de la pantalla al papel impreso (1930), y que en su primera fase se convirtió netamente en el símbolo del triunfo del débil sobre el poderoso.

Pero, junto al nacimiento de la aventura épica, la principal novedad en la historia de los cómics de los anos treinta fue la aparición de la modalidad editorial llamada comic book [8]. Los comic books dieron un impulso enorme a la difusión del genero, se convirtieron en lectura predilecta de los soldados en campana e incluso llegaron a utilizarse como manuales de instrucción militar.

Captain MarvelLa espectacular emergencia de una nueva generación de superheroes en sus paginas, así  llamados  por ostentar unas capacidades físicas netamente sobrehumanas. El más celebrado y arquetípico fue Superman [9] obra del escritor Jerry Siegel y el dibujante Joe Shuster, que apareció en 1938  en el primer número de Action Cómics Magazine.

Tras la senda de Superman aparecieron nuevos superheroes, no siempre suficientemente imaginativos. Así, Captain Marvel (1938), fue acusado de plagio ante los tribunales y Fawcet Publications tuvo que suprimirlo en 1945. A la misma generación perteneció Batman[10] (1939), creado por Bob Kane, al igual que The Flash[11] (1939), escrito por Graner Fox y dibujado por Harry Lampert.

La vigorosa expansión internacional de los cómics estadounidenses alcanzó en su apogeo los mercados europeos, dificultando el desarrollo de los nacionales en el continente, incapaces de competir con tal competencia.

Tintin au pays des Soviets (1930)En Francia, la avalancha de cómics estadounidenses se canalizó a través de la agencia Opera Mundi. Pero la novedad más importante del cómic de expresión francesa lo aportó, en 1929, el belga Hergé (Georges Rémi) con el niño aventurero Tintin[12] , flanqueado por su inseparable Milú. Vivió aventuras  en los cinco continentes y tuvo su primer albun con Tintin au pays des Soviets (1930). También apareció en Bélgica el importante semanario Spirou[13] (1938), cuna del personaje homónimo creado por Rob Vel (Robert Velter).

En España, en donde la revista Pulgarcito (1923) había dado un gran impulso al género, destacaron algunos excelentes caricaturas y dibujantes humoristicos, como el extraordinario K-Hito (Ricardo Gracía López), quien en sus tiras, protagonizadas por Macaco y fundó la revista Gutiérrez (1927). Entre las revistas anteriores a la guerra civil  cabe señalar: la barcelonesa Pinocho (1931); Yumbo (1935), que difundió los nuevos cómics de aventuras; Mickey (1935), etc.

Roberto AlcázarTras la contienda civil, que sirvió para una ocasional politización de los chistes y de las tiras dibujadas, emergió con fuerza la revista donostiarra Chicos (1938). Dando la guerra pie al enfrentamiento de los cómics de los bandos republicano y nacionalista.

A una inspiración política hay que atribuir también la creación de Roberto Alcázar, dibujado por Eduardo Vaño sobre guiones de Juan B. Puerto. Este personaje, además de su significativo apellido, ostentó un rostro inspirado en José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange.

 


[1] De resultas de un naufragio, lady y lord Greystoke y su hijo llegan a la costa africana. Los nobles ingleses mueren poco después dejando huérfano al muchacho. Éste es recogido por Kala, una gorila hembra, y se cría junto con los grandes simios en libertad total. Su aprendizaje se hace poco a poco en contacto con los animales salvajes. Dotado de una gran agilidad, pone su fuerza al servicio de los más débiles, luchando contra tribus sanguinarias y ávidos blancos esclavistas. Tarzán empezó en 1912 en Tarzan of the Apes, una primera novela escrita por Edgar Rice Burroughs publicada en el fascículo The All-Story. El mito se apoderó en seguida del personaje y, en 1918, se hizo una adaptación cinematográfica de Tarzán. El 7 de enero de 1929 apareció en forma de tira diaria, realizada por Harold Foster.

[2] En su primer episodio, Buck despierta de un largo sueño de cinco siglos. Descubre la Tierra devastada e invadida por los chinos. Luchando contra el opresor asiático, se forma un grupo de estadounidenses que se refugia en la clandestinidad. Buck Rogers, ex teniente de aviación se lanza ala aventura y conoce a la que se convierte en su compañera inseparable, la bella e inteligente Wilma Deering. Los elementos de esta serie marcarán durante mucho tiempo la estética del género.

[3] Considerado como el primer cómic policiaco norteamericano, el personaje (Dick Tracy) tenia que llamarse al principio Plainclothes Tracy (“Tracy, traje de paisano”). Por consejo de Joseph Medill Patterson, uno de los responsables del syndicate, Gould le puso al policía el nombre de Dick Tracy. A comienzos de los años 30, cuando el gangsterismo ocupa la portada de los periódicos norteamericanos, Dick Tracy se mete en la policía a causa del asesinato del padre de su eterna prometida, Tess Trueheart, y del secuestro de ésta. A partir de entonces, el inspector pone todo su empeño en luchar contra el crimen, dispuesto a utilizar los medios más implacables y refinados.

[4] Alex Raymond tomando como punto de partida When Worlds Collide, un relato de Philip Wylie y Edwin Balmer, creó el personaje esencia de Flash Gordon. La acción transcurre en un futuro indeterminado que mezcla la arquitectura de los años treinta, los castillos medievales y las construcciones futuristas. Todo empieza cuando un meteoro, que proviene de un misterioso planeta, rompe un ala de un avión de pasajeros en el que viaja Flash Gordon, atleta diplomado. Después, Flash Gordon y sus amigos luchan contra gigantescos monos rojos, espantosos dragones, hombres halcón, etc. Todo le sirve de pretexto a Raymond para crear un mundo extraterrestre repleto de criaturas fantásticas. Así realizó una de las epopeyas más espléndidas en su género.

[5] Secret Agent X-9, es una sutil mezcla de Sam Spade y del agente sin nombre de la Continental, dos personajes novelescos creados anteriormente por Dashiell Hammett. Al principio era un temerario defensor de la ley que odiaba tanto a los gangters que siempre estaba dispuesto a lanzarse a las aventuras más desesperadas. En el origen de su sentimiento estaba una miserable banda de desalmados que había asesinado a su mujer y a su hijo.

[6] En 1526 sir Christopher Standish, joven aristócrata inglés, se dirige hacia Oriente a bordo de una nave y naufraga después de un ataque pirata. Recogido por la tribu de pigmeos Bandar, se lanza a una lucha sin tregua contra el crimen dándose a conocer bajo el nombre The Phantom. Con el transcurrir de generaciones, cada uno de los descendientes de este ilustre justiciero viste una combinación idéntica. The Phantom goza de la reputación de ser invencible e inmortal. Este héroe legendario vive en una caverna que tiene forma de cráneo humano. Después de la II Guerra Mundial, la acción se desarrolla en una jungla mítica o en el corazón de improbables magalópolis.

[7] Después de trabajar como ayudante de Ham Fisher en Joe Palooka, Alfred Gerald Caplin quiso crear su propia serie. Para ello adoptó el seudónimo de Al Capp. La acción se desarrolla en la comunidad rural de Dagpotch y está protagonizada por Li´l Abner Yokum, un campesino robusto y un tanto ingenuo, y por su padre Pappy Yokum y su madre. Esta epopeya burlesca es toda una sátira del modo de vida norteamericano.

[8] Verdadero fenómeno de edición en Estados Unidos, el comic book se presenta en sus orígenes como fascículo de un formato cercano a los 17´5 por 26 cm, de treinta y dos paginas en blanco y negro o color. La primera página, llamada  splash panel, presenta un gran dibujo espectacular que inicia o resume la historia, junto a los créditos de los intervinientes. Cada fascículo se especializa en un género y puede dedicarse al personaje que le da título. Existen dos grandes tipos de comic book: los que publican material original, especialmente concevido para ellos, y los que publican personajes ya aparecidos en la prensa. El ritmo de aparición es variable: de seis a doce números por año, acompañados a veces de números especiales. El primer comic book, como se concibe hoy en día, data de 1933 y se titula Funnies On Parade.

[9] Superman  apareció en junio de 1938, pero en realidad, sus autores llevaban ya varios años intentando venderlo a un Syndicate, sin conseguirlo hasta aquel año. Superman  utiliza su fuerza y potencial para combatir contra los criminales y tiene una doble identidad. Cuando no esta enzarzado en una de sus fantásticas aventuras, lleva un traje normal y se hace llamar Clark Kent. Todo empieza cuando Jor-El, científico de Krypton, descubre que este planeta va a desintegrarse dentro de poco. Entonces mete a su hijo Kal-El en un cohete y lo envía a miles de años luz. El artilugio espacial aterriza en los alrededores de una pequeña ciudad de Estados Unidos y el niño es recogido por un matrimonio de ancianos, Martha y Jonathan Kent. Enseguida el chaval deja asombrados a sus padres adoptivos con sus increibles hazañas. Y cuando se vuelve adulto pone su fuerz atitánica al servicio de ela humanidad y fija su residencia en la fortaleza secreta de la Soledad, situada en el centro del continente Ártico. A lo largo de los años el extraterrestre sufrió algunas modificaciones y sus poderes se multiplicaron. Hasta que superman se convirtió en un perfecto pero inexpresivo producto de consumo. La industrialización del personaje hizo necesaria la producción en equipo para lo que hubo que recurrir a varios guionistas, adaptadores y dibujantes.

[10] Destinado a competir con Superman lanzado algunos meses antes, Batman hizo su aparición en mayo de 1939. A este justiciero enmascarado, vestido de murciélago, se le une poco más tarde el joven Robin. Durante sus actividades nocturnas, ambos hacen reinar el orden en la megalópolis Gotham City, asumiendo sólo por las mañanas sus identidades normales: la del joven rico Bruce Wayne y la de su pupilo Dick Grayson.

[11] Esta serie pone en escena al joven estudiante Jay Garrick, quien, a raíz de una experiencia desafortunada, se expone imprudentemente a los vapores de agua pesada. Así adquiere unos poderes fantásticos que le permiten desplazarse a una velocidad impresionante, y, cuando se pone un vestido rojo y azul, convertirse en The Flash y enzarzarse en una lucha sin cuartel contra el crimen organizado.

[12] En noviembre de 1928, el abad Wallez, director del diario belga le XX Siècle quiso lanzar un suplemento semanal destinado a la juventud. Para ello recurrió a un empleado suyo, Georges Remi. El joven -que tenia veintiún años- aceptó la propuesta con entusiasmo. El abad Wallez decidió confiar a Hergé la realización de una historia, de la que se haría cargo como guionista y dibujante. El eclesiástico le sugirió incluso que leyera un libro que podría servirle de referencia. El libro Moscou sans Voiles, escrito por Joseph Douillet, era una violenta diatriba contra el sistema comunista. En busca de un personaje que sirviera para enlazar todas las acciones, Hergé se acordó de un relato que había dibujado anteriormente, Totor C. P. des Hannetons, que era la historia de un esforzado jefe Scout. Recogió las características físicas y le añadió un pequeño tupe. También decidió convertirlo en un gran reportero. Además le agregó como compañero, un pequeño animal, un foxterrier al que llamó Milou (Milú).

[13] A mediados de los años treinta, la editorial Dupuis, ya tenia en su haber diferentes periódicos. Sin embargo, Jean Dupuis quería crear un nuevo periódico dirigido al público joven. También quería que el soporte estuviera representado por un chaval bromista, que se identificara con la imagen de los lectores que se pretendía captar. Entonces el escritor Émile-André Robert propuso el nombre de Spirou, una palabra valona que se podría traducir por “ardilla” en el sentido de despierto.