sumario
arte
contacta
 


Breve Historia de la Fotografía
Susana Hermoso-Espinosa García
8/5/2004


En el Renacimiento, el dibujo deja de ser sólo de quienes manejan bien el lápiz. En el siglo XV, Piero Della Francesca y Alberti recomiendan el empleo de visores y marcos para trazados de perspectivas. Ya en 1630, Christopher Scheiner, inventa un sistema de paralelogramo articulado para ampliar o reducir los dibujos, antecedente del pantógrafo.

Síntesis de todas esas máquinas de dibujar son las cámaras lúcidas que aparecen a principios del siglo XIX. Sus perfeccionamientos son principalmente de tipo óptico. Las más logradas son las del británico W. Hyde Wollaston en 1806. Más tarde, los franceses Vicent Chevalier y su hijo Charles Chevalier aportan nuevas mejoras al aparato.

Cajón oscuro El descontento del público con la pintura, no como arte, sino como medio de recrear la acción, impulsó la experimentación con nuevos métodos. Desde siempre, la gente se sentía fascinada por la forma en que la luz se comportaba. Se descubrió que cuando la luz pasaba a través de un pequeño agujero a un cuarto cerrado, reflejaba una imagen del exterior, como por ejemplo un paisaje, en una superficie dentro de la habitación. El problema consistía en que la imagen aparecía invertida. Esto era causado por una de las leyes de la luz, que hace que las imágenes se inviertan en un plano de visión estrecho, tal como sucede en el ojo humano. Este es el principio de la cámara oscura, que ya se aplicaba para la observación de los eclipses solares. Hacia 1515, Leonardo Da Vinci, da en sus apuntes una descripción minuciosa de la cámara oscura y no limita su utilización a la observación del sol.

Los profesionales se interesaron por el comportamiento de la luz cuando pasaba a través del cristal; y en 1550, el milanés Girolamo Cardamo añade a esta cámara un "disco de cristal", probablemente la primera lente para ayudar a enfocar la imagen Este aparato, una caja con abertura, objetivo y papel, se denominó la "cámara oscura". Estas cámaras podían llegar a ser tan grandes como una habitación. Poco después se hicieron móviles, ya en el siglo XVII, el astrónomo Kepler disponía de una tienda portátil que giraba sobre si misma.

Durante el siglo XVIII, se produjo el auge de los retratos, sobretodo de los perfiles y las siluetas. Esta técnica, que consistía en recortar el perfil de una persona en papel negro acharolado data de la época de Luis XIV. Las siluetas se difundieron rápidamente por Alemania y Gran Bretaña y, de aquí, a los Estados Unidos. En 1786, Gilles-Louis Chrétien, inventa el physionotrace, especie de pantógrafo del modelo que luego se retoca con aguatinta. Esta técnica que combinaba la silueta y el grabado y no requería del modelo largas sesiones, no era muy costosa y sustituía a la miniatura en su papel de retrato familiar.

El problema de la imagen captada por la cámara oscura, era que no quedaba fijada a menos que se dibujara. La solución llegó a finales del siglo XVIII, cuando se produjo un avance con el descubrimiento de la sensibilidad a la luz de las sales de plata de ley.

En 1802, Thomas Wedgwood, hizo el papel sensible a la luz impregnándolo con una solución de nitrato de plata, la imagen que pasaba a través del objetivo quedaba como una imagen negativa e invertida. Obtuvo con dicho papel reproducciones de diversas plantas, poniendo estas sobre el papel y exponiéndolas a la luz; sin embargo, no logró fijar permanentemente las imágenes, ya que solamente duraban un cierto tiempo. Pasados unos años se comprobó que la desaparición progresiva de este negativo podía evitarse si se sumergía la fotografía en agua salada. Años más tarde J. F. W. Herschel, halla la solución para la fijación de las imágenes fotográficas.

La fotografía como arte práctico, comenzó en 1831 con la invención de seis experimentadores: Joseph Nicephore, Louis Jacques Daguerre, William Henry Fox Talbot, J.B. Readi, Hippolyte Baryard y sir John Herschel, aunque el reconocimiento de la invención de la fotografía recae, generalmente en dos de esos seis hombres: el ingles William H. Fox Talbot, y el francés J. Nicephore, junto con otro francés llamado Daguerre. Naturalmente, esto generó disputas entre franceses e ingleses.

Casi al mismo tiempo que se descubrió que una solución salada hacía que se mantuviese por mas tiempo la imagen, Nicéphore Niépce había logrado fijar las imágenes de la cámara oscura sobre papel tratado con cloruro de plata, mediante el ácido nítrico. Esta sustancia que permitía poner en positivo las imágenes era el betún de judea, que Nicéphore mandó traer desde París, y que conocía por su práctica del grabado. El betún mezclado con algunos aceites, recubre una superficie en una capa fina. Una vez seca, la solución expuesta a la luz blanquea en vez de ennegrecer y se vuelve insoluble. Pero pronto abandonó esta técnica que requería de numerosas y complicadas manipulaciones.

El negativo más antiguo existente hoy en día es el de una fotografía de la abadía de Wiltshire hecha con una cámara parecida a una caja. La primera fotografía de la historia fue hecha, probablemente, diez años antes, en 1825.

En enero de 1826, Niépce recibe una carta de París de un tal Daguerre, pintor y decorador, inventor del Diorama, variante del panorama creado por el inglés Beker. Se trataba de un escenario giratorio que proponía en una misma sesión tres cuadros sucesivamente, a esto se le añadía un ambiente musical. Para las perspectivas de los decorados de teatro y los nuevos escenarios del Diorama, Daguerre recurría a la cámara oscura y era cliente de los ópticos Chevalier. Tras numerosos contactos, Niépce mandó una heliografía a Daguerre. Más tarde lo visitó y quedó fascinado por el Diorama. En 1829, ambos crearon una sociedad donde se reconocía a Niépce como inventor de "un medio nuevo... para fijar las vistas que brinda la naturaleza sin tener que recurrir a un dibujante."

Daguerre no aportaba más que un presunto perfeccionamiento de la cámara oscura y prometía mejorar la heliografía. Muerto Niépce, Daguerre puede explotar el invento, pero no lo da a conocer hasta 1838. Perfecciona la utilización de yoduro de plata, con el descubrimiento de la acción del vapor de mercurio y luego con la posibilidad de disolver el yoduro residual en una solución caliente a base de sal común. Intenta lanzar el invento, mediante una sociedad de explotación por suscripción pública, pero no lo logra. Más tarde crea una sociedad con François Arango, y el 19 de agosto de 1839, en sesión de la Academia de Ciencias, Arango dio a conocer el daguerrotipo, y Daguerre se consagra como inventor.

El material fotográfico, al principio era muy caro y sólo al alcance de aficionados pudientes o entidades con fondos. Sin embargo, el entusiasmo popular era grande y, al día siguiente de la comunicación de Arango, los bricoleurs se improvisaban cámaras hechas con cajas, pero los logros fueron escasísimos.

Daguerre emprendió la fabricación en serie de su material, asociado con su cuñado, el papelero Giroux. Se vendían las cámaras y todos sus accesorios, pero aun así costaba muy caro (en 1839, costaba unos 400 francos-oro) y era muy pesada, unos cincuenta kilos. En 1841 Chevalier lanzó los objetivos intercambiables, y comenzaron a existir cámaras de sólo cuatro kilos, incluyendo los accesorios.

Poco a poco las cámaras reducen el peso, el volumen y su precio, incluso el tiempo de exposición se acorta. Las mejoras que se fueron produciendo no fueron simplemente ópticas, sino también químicas. Pero el daguerrotipo no era muy perfecto, ya que las imágenes se veían desde un determinado ángulo, era una imagen positiva única.

Lo importante de la fotografía era el retrato. Los clientes debían quedarse unos veinte minutos a plena luz del día para poder ser fotografiados, pero esto no impidió que la gente lo hiciese y a lo largo de 1840 los talleres de retratos se multiplicaron en las grandes ciudades, pronto se convirtieron en locales muy bien acondicionados para tal acto, como la colocación de una pequeña casita de cristal en azoteas y jardines.

Es interesante el hecho de que algunas de las fotografías posteriores fueron hechas en diferentes tonos de color. El color vino, de sangre seca, el ámbar oscuro y el naranja apagado eran algunos de los tintes obtenidos a través del uso de productos químicos elegidos al azar. Estos secretos, sin embargo, cayeron en el olvido durante muchos años. Por lo menos, ahora la gente podía probar que el pasado había existido. Después de todo, la pintura siempre había sido, de alguna manera una ficción, mientras que la fotografía era una imagen idéntica a la realidad, y no idealizada como lo era la pintura, aun en sus momentos de mayor realismo.

Las mejoras se fueron sucediendo:

- Primero fue el caledotipo: procedimiento por el que se obtenía una imagen positiva en una segunda operación. Su inventor fue Talbot, y mediante el mencionado procedimiento, se podía pasar del negativo al positivo, que implicaba la posibilidad de obtener, de un sólo negativo, cuantas copias se quisiesen. Este procedimiento fue mejorado, se llegó a reducir el tiempo de exposición a treinta segundos, que en un principio era de treinta minutos. La calidad de la imagen sobre papel tenía suavidad y medios tonos, pero fue Blanquart-Evrard, quien mejoró la calidad del papel colocándolo en la cámara humedecido y sujetado por dos cristales. A estos negativos se les llamó: negativos albuminados. Más tarde apareció el papel albuminado que proporcionaba imágenes de un brillo hasta entonces desconocido.

Con estos adelantos, Blanquart-Evrard, fundó el primer taller de tiradas fotográficas en serie. La fotografía tomaba carta de naturaleza como documento arqueológico y como ilustración gráfica.

- Segundo, el colodión húmedo: era una mezcla de celulosa nítrica, disuelta en éter alcoholizado con yoduro de plata. Este invento supuso un gran adelanto en la fotografía ya que permitía hacer una instantánea, aunque eso sí, con numerosas dificultades.

- Tercero, la placa seca: el gelatino-bromuro: tras descubrir la placa mojada, los fotógrafos tenían que ir con la tienda de campaña o con el coche-laboratorio si querían hacer fotos en exteriores, hasta descubrirse la placa seca. Este invento de Maddox consistía en una emulsión compuesta de bromuro de cadmio y de una solución de gelatina y de agua en partes iguales; después de sensibilizarla con nitrato de plata, se extendía la solución sobre el cristal y se dejaba secar. Sin embargo este procedimiento era muy arduo y lento, pero en 1874, se consiguió producir en serie.

Después de salir del asombro, y de haber descubierto que se podía parar el tiempo de esta manera, a mediados del siglo XIX surgieron varios fotógrafos que destacaron por su verdadera vocación para este arte.

Uno de los más significativos fue Lewis Carroll, cuyo nombre real era reverendo Charles Ludwidge Dogson, un hombre extraordinario que realizó una serie de estudios, los más notables de los cuales fueron de niños, como el de Alicia, la niña protagonista del célebre libro "Alicia en el país de las maravillas".

Otro gran retratista fue Gaspard F. Tournachon, conocido como Nadar. Se dedicaba a recopilar retratos de celebridades parisinas, para luego sacar de estos retratos caricaturas que publicaría con el título de Pantheón Nadar. De este proyecto sólo salió una publicación, pero aun así, siguió recopilando retratos de sus contemporáneos, y constituye una de las mejores colecciones de retratos de la época.

Desde luego, en aquellos tiempos había también "observadores" de la vida, como Julia M. Cameron, quien no se inició en el mundo de la fotografía hasta la edad de sesenta años. Sus fotografías estaban realizadas en un material muy deficiente y son técnicamente descuidadas, con las placas manchadas o arañadas, por este motivo no fue admitida en la London Fotographic Society. Sus composiciones alegóricas, con varios personajes, revelan la influencia del pintor victoriano George Frederick Watts.

Era una época en que el estudio de las personas y sus caracteres aparecía como la gran preocupación, quizá porque las cámaras de entonces daban sus mejores resultados con retratos de primer plano.

El retrato seguía siendo la gran posibilidad comercial de la fotografía. En 1854 Disdéri irrumpe en París con su formato del tamaño de una tarjeta de visita. Con una máquina de su invención, que había patentado, provista de cuatro objetivos, obtiene una serie de fotografías que luego son recortadas y montadas sobre cartón. Este procedimiento, por fin destrona al daguerrotipo.

En los años sucesivos todos los acontecimientos históricos fueron fotografiados, como las guerras, y con esto llegaron los repórter. El primero de ellos fue Roger Fenton. Más tarde Robertson siguió los pasos de Fenton... y así como ellos muchos más, hasta llegar a nuestros días en los que los reporteros siguen fotografiando guerras y demás.

Poco a poco se fueron introduciendo accesorios para poder lograr una mejor fotografía como la luz artificial, los esmaltes fotográficos, etc.

Las mejoras en todos los sentidos, es decir, tanto en el negativo, como en el papel como en la cámara se fueron sucediendo: en 1899 aparece la primera cámara metálica, en 1905 la fábrica Voigtländer, crea un modelo práctico para placas formato 9 x 12, en 1913 aparece la cámara reflex "Mentor"... así hasta nuestros días.

Con todos estos adelantos comenzaron a surgir las fundaciones, entre las que cabe destacar entre otras a Kodak, cuyo creador fue George Eastman, quien aportó grandes adelantas a la fotografía, y AGFA.

Todo lo imaginable podía llegar a plasmarse en una foto, por lo que se hicieron postales, montajes de muchas fotos superpuestas, etc. Surgiendo los distintos tipos de fotografía: social, artística y diversas variedades.

De repente ocurrió algo maravilloso. Un inglés de nacimiento, pero convertido en americano, de nombre Muybridge, demostró cómo una cámara puede ver cosas que nuestros ojos pueden perderse. Al tomar una serie de fotografías de un caballo al galope, comprobó que éste tiende a mantener una u otra de sus patas en el suelo. Hasta entonces, los artistas que habían pintado caballos al galope, los habían mostrado con las cuatro patas extendidas y sin tocar el suelo.

Muybridge colaboró con Marey en París en 1881, y recopiló fotos de los movimientos, desarrollando sus estudios de secuencias fotográficas con estudios de los movimientos humanos.

Marey decidió proseguir la investigación, pero en vez de obtener varios fotogramas consecutivos, procuró obtener en un sólo cliché el desarrollo del movimiento. Para ello, ideó el "fusil fotográfico" con cliché circular, que permitía sacar doce instantáneas en un segundo. A esto se le llamó la cronofotografía.

La técnica de usar una secuencia de vistas, que se podía pasar con velocidad para revelar las verdades del movimiento, provocó la invención de la película cinematográfica, que, en esencia, es sencillamente una secuencia de vistas. Desde luego, era otra manera de ver las cosas.

Con respecto al color, ya en 1810, Goethe aludía a los trabajos del profesor Seebeck, experimentando la acción del espectro solar sobre papeles impregnados con cloruro de plata. Mas tarde Charles Cros y Louis Ducos propusieron una solución al color en la fotografía basándose en la descomposición de los tres colores primarios: rojo, amarillo y azul. La tricromía o selección de los tres colores primarios, está en la base de todos los métodos de fotografía en color, sean aditivos o sustractivos, y de la reproducción de los colores por procedimiento fotomecánico.

Gabriel Lippmann, descubridor del método interferencial, basado en la longitud de ondas de los colores, que consigue la imagen sin ninguna aportación química, aportó un gran avance.

Los sistemas reticulares, consistían en un finísimo mosaico de partículas transparentes formadas por microscópicos granos de almidón de plata, teñidos en morado, rojo y verde, por los que la luz reflejada debía pasar antes de impresionar la película fotosensible, nos da la misma impresión visual que la de un cuadro puntillista.

Otro sistema es la síntesis sustractiva, que consistía en la superposición de tres emulsiones y de tres filtros en el cuerpo de la materia sensible, esto se logró en 1911, con el revelado cromógeno del alemán Rudolf Fischer, precursor del actual Agfacolor.

El mundo de la fotografía en color es inmenso y va ampliándose cada día con las nuevas técnicas de vanguardia, al principio reservadas a aplicaciones científicas como la utilización del infrarrojo. Pero esto no significa que la fotografía en blanco y negro no evolucionase y que muriese, ya en 1947 Weston en un texto publicado en Modern Photography, escribió:

"Quienes opinan que el color sustituirá algún día a la fotografía en blanco y negro no están en lo cierto. No tiene por qué competir una forma con otra. Son dos medios distintos cuyos fines son diferentes"

Comenzado el siglo XX, la fotografía fue utilizada como documento gráfico en la Primera Guerra Mundial. Acabada, dicha guerra y debido a los avances de la fotomecánica surgen revistas, libros de arte, etc. con numerosas ilustraciones fotográficas. El retrato sigue siendo muy importante en este siglo como medio de vida, pero poco a poco se va implantado la fotografía del aficionado hasta llegar a desplazar al profesional.

Rompiendo con el pictorialismo surge una corriente que abandona los procesos y movimientos de principios de siglo. También se abandona la imagen floue para buscar una mayor nitidez, temas variados y el estudio de lo cotidiano.

Esta nueva corriente nace de forma simultánea en EE.UU. y en Europa, pero se subraya el papel de los fotógrafos americanos ya que varios exponentes del movimiento proceden de Photo-Secession.

Uno de los fotógrafos más eminentes de esta época fue Edward Steichen que en 1914 se dedicaba por igual a la pintura y a la fotografía, pero durante la guerra descubrió su vocación actuando como fotógrafo aéreo. A la vuelta de la guerra se dedica a una fotografía cada vez más exigente a nivel técnico, desde el retrato hasta la foto publicitaria y de moda.

Otro de los grandes fotógrafos fue Edwar Weston, que empezó sacando fotografías familiares a los dieciséis años y a los veinticinco tenía un estudio en California, se especializó en retratos infantiles. En 1922, su encuentro con las obras de Stieglitc, de Strand y de Sheeler, le incitó a dedicarse a una búsqueda formal, abandonando la foto comercial. Busca nuevos ángulos de visión, recogiendo aspectos de paisajes industriales con tendencia abstracta. De su época más significativa puede nombrarse el Paisaje de dunas, el de una Concha marina, y desnudos femeninos.

Coetáneo de la corriente americana, un movimiento similar nace en Europa. Albert Renge-Patzch es el más representativo de esa nueva objetividad fotográfica surgida al terminar la guerra, emulando cierta pintura alemana de la época. Él reivindica para la fotografía la posibilidad de crear con sus propios medios imágenes que existan por si mismas, sin tener que deberle nada a la pintura.

También August Sander se interesa por este nuevo estilo. Se dedica a la fotografía en su tiempo libre, creando una serie de retratos de Hombres sin máscaras, recogiendo una vasta galería de personajes sin nombre, tipificando las profesiones y estados sociales. En 1934, parte de los negativos de su segunda recopilación Rostro de tiempo, que fue secuestrada por la Gestapo, porque su visión de la sociedad no correspondía con el ideal nacionalista. A partir de entonces se limitó a recoger bucólicos paisajes de la cuenca del Rhin.

Simultáneamente al desarrollo de la fotografía en los movimientos artísticos y a la corriente de la nueva objetividad, se dibuja una tendencia que se conoció como Live Photography, es una forma de apoderarse del momento decisivo, comodidad Cartier-Bresson, procede en gran parte del reportaje gráfico y más tarde no se podrá diferenciar el uno del otro.

El gran impacto del fotoperiodismo se produce terminada la Primera Guerra Mundial. El primero en dar un toque personal a la fotografía de información fue Erich Salomon, que con su cámara que le permitía fotografiar de noche y en interior sin flash, logró un tipo de fotografía viva, sacada sin que los protagonistas lo percibieran. Realizó fotografías a políticos y diplomáticos tomados de improviso en la Sociedad de Naciones, en la Conferencia de la Haya, etc. todas ellas fueron vendidas a periódicos. En 1934, tuvo que emigrar a Holanda y murió en la cámara de gas de Auschwitz con su mujer y uno de sus hijos.

El nacismo dispersó a estos fotógrafos y la fotografía oficial hitleriana cayó en manos del siniestro Herich Hofmann, cuyo único mérito a nivel profesional es el habernos legado aquellas increíbles fotos de Hitler ensayando posturas para su discurso ante la cámara. Sus archivos fueron confiscados por el ejército americano y permitieron identificar a muchos criminales nazis.

En 1947, Edwin H. Land creó la fotografía perfecta. Eso sí, única, sin negativo, pero no tenía necesidad de ser revelada, una vez realizada la fotografía, tras esperar unos minutos, está, aparecía. Esto dio lugar a una gran empresa, Polaroid.

Queda así expuesto en este artículo, la evolución de este séptimo arte, que iniciaría la revolución de los medios de comunicación social.


SINOPSIS DE LA HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA
s.XV Leonardo da Vinci Realizó el primer dibujo con cámara oscura
1550 Girolamo Cardamo Añade a la cámara oscura un "disco de cristal"
1630 Cristopher Sheiner Inventa un sistema de paralelogramo para ampliar o reducir los dibujos
1663 Robert Boyle Describió que el cloruro de plata se ennegrecía debido a la oxidación del aire
1757 Giovanni Battista Demuestra que el cloruro de plata ennegrece al ponerse en contacto con la luz
1786 Gilles-Louis Chétien Inventa el Physonotrace
1816 Joseph-Nicephore Niepce Realiza las primeras imágenes negativas, pero no las consigue en positivo, ni tampoco logra fijarlas
1819 J.F.W. Herschel Inventa el tiosulfato, el primer fijador
1824 Joseph-Nicephore Niepce Consigue la primera foto positiva de la historia
1835 W.H. Fox Talbot Descubre el calotipo
1835 L.J.M. Daguerre Inventa el daguerotipo
1840 J.F.W. Herschel Propone el hiposulfito como fijador
1841 Chevalier Lanza los objetivos intercambiables
1844 W.H. Fox Talbot Publica el primer libro de fotografía: The Pénsil of Nature
1854 W.H. Fox Talbot Le obligan a dejar sus patentes, por lo que se liberaliza la fotografía
1873 H.W. Voguel Realiza los primeros experimentos de la fotografía a color
1884 George Eastman Comercializa la primera película en rollo
1888 George Eastman Realiza la primera cámara en serie (Kodak). Popularización de la fotografía
1911 Rudolf Fischer Precusor del actual Agfacolor
1914 George Eastman Primeras diapositivas: kodachrome
1947 Edwin H. Land Inventa la película instantánea: Polaroid



Bibliografía

-
DAGUERRE, L. J. M.: The History of the Diorama and the Daguerretype, Dover Publishers, Nueva York, 1968.

- EDER, Josef Maria.: History of Photography, Dover, Nueva York, 1976.

- FREUND, Gisèle: La Fotografía como documento social, Gustavo Gili, Barcelona, 1986.

- GILARDI, Aldo.: Storia sociale della Fotografia, Feltrinelli, Milán, 1981.

- NEWHALL, Beaumont.: Historia de la fotografía, Gustavo Gili, Barcelona, 1983.

- SOGUEZ, Marie.Loup.: Historia de la fotografía, Cátedra. Cuadernos de Arte, Madrid, 1996.

- TALBOT, William Henry Fox.: The pencil of Nature, reedición. Image, 1959.

- TAUSK, Petr.: Historia de la fotografía en el siglo XX, Gustavo Gili, Barcelona, 1978.

- VV. AA.: Henry Fox Talbot, padre de la fotografía moderna, Fundación Nat-West, Madrid, 1993.



Índice iconográfico

Cajón oscuro, muy utilizado por los pintores del siglo XVIII

Retrato de John Herschel, aplicó el hiposulfito como fijador

Retrato de L. J. M. Daguerre

Fotografía de Joseph-Nicephore Niepce

Primera fotografía que se conserva, obtenida por Joseph-Nicephore Niepce en 1826.

Cámara, denominada daguerotipo

Estudio de Talbot, 1844

Retrato de George Eastman

Uno de los primeros carretes, fabricado por Kodak

Material de la factoría Kodak

Estudio del movimiento de Muybridge

Primera cámara portátil 1820-30

Autorretrato de Steichen

Autorretrato de Sander, 1951

Fotografía realizada por Augst Sander, 1925-33

Una de las primeras Polaroids



Links

Universidad de Alcalá - Gabinete de Dibujo y Fotografía Científica - Historia de la Fotografía